foto

foto
Despiertan los colores.

Arriesgados Lectores...

14 noviembre 2011

MADRES E HIJAS (2ª parte)
   Cuando la miro pienso que quizás  sea el reflejo de mí en el futuro, una mujer serena y segura de sí misma, pero eso, como dice ella, solo los años concede.
   Una mujer optimista, fuerte, leal, de palabra…, no tengo su temperamento, que le juega  a veces, malas pasadas.   Recibiré la vida de cara, afrontando problemas y gozando momentos, como me ha enseñado.
 Intentaré  vivir sin ese “freno imaginario” del cual me ha hablado tantas veces, que en algunos momentos de su vida, le impidió hacer aquello que, bien por el momento, bien por la edad, “tocaba”.
   Creeré fervientemente  en que la meta a conseguir es ser feliz o por lo menos intentarlo,  y esa meta creo que ella la ha conseguido, solo hay  que mirarla y ver como disfruta de todo en cada momento.
   Dejo de mirarla y sonrío, sin duda, especulaciones de tiempos futuros.



Glosagon