foto

foto
Despiertan los colores.

Arriesgados Lectores...

23 mayo 2012

Fluidez vital

El agua tibia que envuelve mi cuerpo  me reconforta y el perfume de las sales penetra en mi interior hasta el punto central de mi cuerpo, aquel que asumirá el  protagonismo absoluto en la obra de hoy. Nuestro papel será meramente secundario donde nuestro único anhelo será lograr el éxito.
   Lo hemos planeado todo. Ésta nos pareció la mejor opción, la más coital y personal, en nuestra casa, en nuestra cama, sin terceras personas  invadiendo nuestra intimidad en medio de un habitáculo insulso y desangelado.  ¡Esta será nuestra noche!
   Él  entra en el baño y las ruedas de su silla chocan contra la bañera, me besa lascivamente e introduce sus manos en el agua, una explora mis pechos y la otra emigra hacia mi entrepierna. Cierro mis ojos y dejo que sus dedos me afinen. Solo quiero que sus manos de solista compongan una sinfonía sensual y sugestiva con mi cuerpo. Como el placer va “in crescendo” abandono la bañera y le miro, las gotas de líquido transparente y pompas volátiles de jabón le indican hacia dónde voy. En la habitación, la oscuridad solo  se quiebra por las llamas trémulas de las velas, me siento en la cama y él permanece  en su silla, nuestras manos comienzan una danza de búsqueda desesperada, de ansia irrefrenable, sin pudor, con amor. Tal  despliegue pasional provoca una erupción  natural embriagada de simiente. Aquel maná abigarrado de actividad es depositado en una desierta placa de Petri  plástica y estéril al igual que la jeringa. La introduce en mi vagina transfiriendo en mí toda su ternura y deseo,  su mirada enardecida me provoca el orgasmo.
   El líquido fecundador es absorbido de manera natural por mi cuerpo sediento, el viaje de entrada es cálido y sin paradas, una vez llegado a su destino reposa plácidamente esperando su desenlace. Le cojo las manos y engarzadas con las mías las deposito sobre mi vientre y abrigamos de manera protectora la esperanza de que aquello sea la continuación de algo hermoso.
Glosagon.