foto

foto
Despiertan los colores.

Arriesgados Lectores...

02 julio 2012

Con vistas


   Siempre fue mi sueño tener una casa con vistas al mar. Al final lo he conseguido. Es un minúsculo y minimalista apartamento pero dado que vivo sola y acorde a mi posición, es suficiente.
   El sol tamiza su interior desde su primer bostezo mañanero al último nocturno y el soniquete de los pájaros es la banda sonora natural perfecta, a veces rota por las conversaciones de los operarios que se encargan del mantenimiento de las zonas comunes y otras por las visitas a los vecinos colindantes.
   Mi madre es la que con más frecuencia me visita, mira mi casa y solloza, creo que piensa que me he ido demasiado pronto de su lado pero siempre me regala un afligido ramo de crisantemos blancos y amarillos, de esos que se ponen a los muertos.
Glosagon.

Foto: Glosagon.