foto

foto
Despiertan los colores.

Arriesgados Lectores...

02 marzo 2013

Sin control

   La desesperación se hospeda  en mi interior, respiro con dificultad y mis manos comienzan a sudar. El miedo me tiene agarrada del cuello desde que supe que debía hacerlo.
   Con una falta de control absoluto subo las escaleras que me precipitan hacia el abismo de mi pánico. Me ubico en mi lugar, tensa, quiero huir de allí despavorida y correr hacia lo más lejos que mis piernas puedan llevarme pero permanezco inmóvil.
Un escalofrío electrocuta mi maltrecho cuerpo, huérfano de sueño desde hace varios días, cierro los ojos y comienzo a llorar.
    Ella trata de calmarme pero no puede… nadie puede. 
   Todo está preparado y siento que muero.
  Me juro de nuevo que nunca más volveré a coger un avión.


Glosagon.