foto

foto
Despiertan los colores.

Arriesgados Lectores...

19 abril 2014

La viuda

Su mirada perdida hacía pensar a todos en el dolor que aquella mujer debía estar soportando.
   A pesar de la diferencia de edad que los separaba formaban una pareja de esas a los que todos creían perfectas, muchos les envidiaban, otros incluso les solicitaban su antídoto para que aquella enfermedad llamada matrimonio no sufriera ni un resfriado.
   El hábito había desechado las palabras y nadie escuchaba los silencios chillones, ni soportaban aquellas noches donde él hacía uso de su cuerpo, de manera tan fugaz, que no le importaba la calentura acumulada y retenida  en su interior y al que solo sus propias manos lograban mitigar.

   Al verlo allí tieso y con los labios bien pegados se le escapó un agudo sollozo, todos acudieron a confortarla pero aquella alegría contenida era difícil de aquietar.

Glosagon.