foto

foto
Despiertan los colores.

Arriesgados Lectores...

04 mayo 2014

Pasiones

   En cuanto le vi en aquel apartado rincón solitario y expectante supe que sería mío. Al lograrlo, no pude evitar que mis manos le acariciaran de principio a fin mientras me contaba su historia, mis ojos no se permitían dejar de mirarle, le recorrí entero disfrutando de sus espacios en blanco y sin poder remediarlo…perdí la razón.
   Tomados de la mano gravitamos hacia otra dimensión donde lo real e irreal se fusionan  creando una explosión de sensaciones temerarias  y le demostré mi pasión con un movimiento acrobático de manos.
   Le acaricié de nuevo y sutilmente lo aparté.
   Reposando en mi mesilla se acomodó hasta mañana.


 
Glosagon.